July 21, 2016 Tu Ginecologo

Incontinencia Urinaria

¿Qué es la incontinencia urinaria?

La incontinencia urinaria  es la pérdida del control urinario o la incapacidad de contener la orina hasta poder alcanzar el baño. Las mujeres tienen el doble de probabilidad que los hombres de desarrollar incontinencia urinaria. La incontinencia urinaria puede ser una condición temporal o  ser el resultado de una enfermedad. Puede variar desde la incómoda pérdida urinaria leve hasta el mojado frecuente y severo.

Causas de la incontinencia urinaria

  • Cambios específicos en la función del cuerpo como consecuencia de enfermedades
  • Medicamentos
  • Inicio de una enfermedad.
  • Infección del tracto urinario.

Clasificación de la Incontinencia Urinaria

La incontinencia urinaria generalmente se divide en cuatro grupos, según el trastorno de función que provoca la incontinencia: incontinencia de urgencia, de esfuerzo, funcional  e incontinencia por sobrecarga. Con frecuencia se presenta más de un tipo de incontinencia; aproximadamente el 40% de los casos de incontinencia se pueden agrupar en más de una de estas cuatro categorías.

  • Incontinencia de urgencia – es la incapacidad de contener la orina el tiempo suficiente para alcanzar el baño. Es frecuente en personas que sufren de enfermedades como la diabetes, derrames cerebrales, demencia, enfermedad de Parkinson y esclerosis múltiple; pero puede ser el indicio de otras enfermedades o condiciones que también podrían necesitar atención médica.
  • Incontinencia de esfuerzo – el tipo más común de incontinencia asociado con el derrame de orina al practicar ejercicio, al toser, al estornudar, al reír, al levantar objetos pesados, o al realizar otros movimientos del cuerpo que hagan presión en la vejiga.
  • Incontinencia funcional

En la incontinencia funcional, el estado del sistema urinario es normal, pero el paciente no puede utilizarlo debidamente debido a algunos trastornos físicos graves, como la enfermedad de Parkinson, o enfermedades mentales como la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia.

  • Incontinencia por sobrecarga – derrame de orina que ocurre cuando la cantidad de orina producida excede la capacidad de almacenamiento de la vejiga.

Síntomas de la Incontinencia Urinaria

  • Incapacidad para orinar.
  • Dolor relacionado con el llenado de la vejiga o dolor relacionado con la micción sin comprobarse infección de la vejiga.
  • Debilidad progresiva del chorro urinario con o sin sensación de completo vaciado de la vejiga.
  • Aumento de la frecuencia al orinar sin que haya infección de la vejiga.
  • Necesidad de alcanzar el baño rápidamente o derrame de orina si no alcanza el baño a tiempo.
  • Cambio o anormalidad al orinar relacionados con el sistema nervioso.
  • Anormalidades tales como derrame cerebral, lesión de la médula espinal, esclerosis múltiple.
  • Derrame de orina que impide las actividades.
  • Derrame de orina que comenzó o continuó después de la cirugía.
  • Derrame de orina que ocasiona incomodidad social.
  • Infecciones frecuentes de la vejiga.

Diagnóstico

El primer paso en el diagnóstico de la incontinencia urinaria es hacer un historial detallado, que debe incluir cualquier trastorno urinario, así como una historia de la forma de  micción. Con el fin de proveer esta información al médico, es posible que al paciente le resulte fácil escribir un diario durante los dos o tres días previos a la visita médica. Este diario tiene que ser un registro detallado de los hábitos alimentarios, los hábitos de consumo de líquidos, la hora y la cantidad de la micción normal. También se debería incluir cada una de las incidencias de incontinencia, la cantidad de la pérdida de orina, si se sintió deseo de orina y si el paciente estaba realizando alguna actividad física en ese momento.

Tratamiento

En muy pocas ocasiones el tratamiento de la incontinencia puede ser rápido, fácil y eficaz. Por ejemplo, las infecciones en el tracto urinario pueden ser tratadas con antibióticos y si se ha detectado incontinencia, a menudo desaparece en poco tiempo. Además, es posible que la medicación que produce la incontinencia no sea continuada o que se modifique.

Sin embargo, normalmente el paciente tiene un problema crónico que requiere distintos tratamientos y técnicas de control para mejorar su calidad de vida. Entre los posibles tratamientos se encuentran:

  • Técnicas de comportamiento
  • Electroestimulación de la musculatura perineal: Consiste en estimular los músculos perineales; es un método inocuo e indoloro que se puede seguir en el propio domicilio.
  • Medicación
  • La cirugía si la incontinencia se relaciona con problemas estructurales como anormalidades en la posición de la vejiga u obstrucción.
  • Productos para la absorción o bloqueo del flujo urinario: pañales,  toallas sanitarias, colectores de goteo para los hombres
  • Prótesis vaginales: son los llamados pesarios que se aconsejan en casos de mujeres de edad avanzada y salud quebrantada, y para las que no están indicados los métodos quirúrgicos.

NO HAY RAZON POR LA CUAL LA INCONTINENCIA URINARIA SOLA PUEDA NEGARLE A ALGUIEN LA POSlBILlDAD DE DISFRUTAR LA VIDA.

Es importante recordar que la situación de los pacientes con incontinencia urinaria ha cambiado  En los últimos años la gente habla más abiertamente acerca de ella. Hay ayuda disponible, la cual puede cambiar la vida de las personas con incontinencia urinaria. Esta es con frecuencia curable y siempre manejable.

Para más información puede visitar los siguientes websites:

http://www.incontinenciaurinaria.com

http://www.nafc.org

http://www.uroplasty.com